Todo empieza con la formación y el respaldo a los nuevos microempresarios y nuevos emprendedores.

Desde su nacimiento en 1960 la Fundación Mario Santo Domingo ha trabajado para reducir la pobreza, fomentar la equidad social y promover el desarrollo sostenible del país. Por eso ha apoyado el emprendimiento y a las microempresas que surgen en el Caribe colombiano, especialmente en Barranquilla y Cartagena.

Al principio la Fundación desarrolló una labor formativa en las empresas a través de capacitaciones y cursos para fortalecer los negocios de los microempresarios, pero en 1990 la Fundación decidió combinar esta formación con créditos económicos –aun cuando el 40 por ciento de las personas que se vinculaban no tenían experiencia crediticia–. José Bedoya, director de desarrollo empresarial de la Fundación, reconoce que “esta es una labor muy interesante. Hacemos un proceso de inclusión para que los microempresarios de subsistencia puedan tener una oportunidad de financiación y entrar directamente al mercado financiero”.

Una de las beneficiarias de esta iniciativa es Ana Emilce Lambraño, de 53 años. Gracias a la gestión de la Fundación pudo tener su propia droguería en 2007. Ella asegura que le ha cambiado la vida: “Con esta fuente de ingresos puedo apoyar la educación de mis hijos y ayudar a la sostenibilidad de mi familia. La Fundación ha sido mi escuela, me formó como microempresaria y con sus enseñanzas he puesto a marchar mi negocio”. Ana llegó al proyecto gracias a su hermana y hoy su círculo familiar trabaja con ella en la droguería. Tan exitosa ha sido su experiencia que otros de sus parientes han realizado procesos financieros con la fundación.

De igual forma y desde hace muchos años la Fundación estableció una alianza con la Cámara de Comercio de Barranquilla para ejecutar programas de formalización de microempresarios. Este año esta unión permitió conocer que los actores más dinámicos de la economía barranquillera son las droguerías, los restaurantes, las peluquerías y las ferreterías, entonces decidió impulsarlos y desarrollar líneas de financiamiento para cada uno de ellos.

Conoce el artículo completo en el especial de Semana Barranquilla.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *